domingo, 13 de enero de 2013

Así no se juega






    Al grano: ¿Por qué pensamos los adultos que podemos enseñar a jugar a los niños cuando si en algo son expertos es precisamente en el juego? No voy a dedicar esta entrada a desvelar las virtudes y beneficios del juego espontáneo, no dirigido en los niños (y no tan niños), sino a criticar nuestra insistencia en que las formas de jugar sólo tienen un camino.

    Un niño coge una cacerola como tambor, otro como sombrero, quizás llegue un tercero que le sirva de bañera, o de sillón, de rueda, de... A veces se divierten (la mayoría de las ocasiones) más y mejor con una simple caja de cartón, por las opciones que ofrece y potencian además su creatividad hasta límites insospechados.

    La imaginación de un niño casi no tiene fronteras y si le dejamos fantasear, experimentar, probar... dentro de unos límites mínimos que garanticen su seguridad física y vital, guardarán esa madurez creativa que les permitirá en un futuro saber adaptarse, tomar decisiones, solucionar problemas y divertirse. En el presente, "pasárselo como un cochino en un charco", a su ritmo, aprendiendo y forjando una buena autoestima.

    Nuestros hijos viven sobreestimulados. Tienen demasiadas cosas, poco tiempo libre, mucha tele y poca calle. La juguetería en casa, vamos. Mil opciones donde elegir y todas muy apetecibles. Y si no, ya se encarga la publicidad de que lo sean. No saben a qué acudir. El ritmo vertiginoso de los continuos cambios de plano de la televisión, los estrepitosos flashes, los anuncios de 15 segundos... imponen un ritmo rápido, sin lugar a la recreación, el análisis y la atención. Engullen dibujos animados y todos los programas de adultos con sus nefastas consecuencias durante varias horas al día, después de venir atiborrados de clases, deberes, actividades extraescolares... Es imposible que aprendan a gestionar su tiempo y que lo reclamen para ellos, que se les tenga en cuenta y puedan tomar sus decisiones.

    Del sistema educativo, el fracaso escolar y el daño que hace el colegio me extenderé en otro momento. De la ineficacia de los deberes, también. Y de otras muchas cosas más que no citaré siquiera. Porque lo que quiero denunciar desde esta humilde tribuna es la actitud de muchos padres y educadores de castrar las alternativas que puede ofrecer un juguete con la imaginación de un crío.

    Está bien que reconduzcamos las pulsiones agresivas y encaminemos los esfuerzos por que cuiden el material. El suyo y el ajeno, pero aparte de esto, dejémosle absoluta libertad para trastear con los botones, salirse de la raya al pintar (sí, sí, ya sé lo de la psicomotricidad fina y hablaremos de ello) descubrir por sí mismos para qué funcionan, cómo se abre alguna pieza, por dónde entra otra, cómo se acciona cualquier función... y que surja el asombro, se dé la sorpresa y la enorme satisfacción de encontrar por sí sólo la solución, el tesoro: ¡Eureka!

    Si un niño no sabe usar un juguete para nada, quizás no sea apto para su edad. Si se aburre, además puede que no fomente aptitudes en las que tiene destreza o sea demasiado facilón y obvio. O que ya esté domesticado en el usar, probar y tirar. Y a por otra cosa de la estantería.

    ¡Ojalá sirva de reflexión! Y cuando veamos que nuestro hijo usa la espumadera como palo de golf, la cámara de fotos como teléfono, la carísima bicicleta que le han traído los Reyes del revés como puesto de algodón de azúcar o qué se yo, no le digamos el pesado "Así no se juega".

1 comentario:

Caro dijo...

Kiko :)

Pon unos botoncitos de esos, no sé como se dicen, los tengo en mi blog también pero a estas horas me patina ya la neurona... botoncitos para poder poner 'Me gusta', 'Me encanta', 'Qué rollaco' o esas cosas... porque cuando paso por blogs con cosas bonitas y/o interesantes (como es tu caso), si no tengo tiempo para dejar un comentario, sí me gusta dejar un Me Gusta (y que el autor sepa que le han leído y disfrutado).

Un saludito ;)

Publicar un comentario en la entrada

Comenta lo que quieras con LIBERTAD. No hay censura en mi blog, salvo que se insulte y ofenda expresamente a alguien. NO se han eliminado comentarios hasta ahora. Gracias por debatir con respeto.